Fin Rotating Header Image

Tres poemas

por Analía Pinto*

 

Apenas ameba

 

Este zoológico soy yo, la fauna del cielo en las jaulas del alma”.

Felipe García Quintero

Yo quería ser una pantera

que en la sigilosa viscosidad de la noche

atrapara su corazón

y nunca lo devolviera

 

Yo quería ser una brava leona

haciéndoles frente a los cobardes

a los buitres

a todas sus plumas ensangrentadas

Foto retocada digitalmente. Artista: Estelle  Chomienne

Foto retocada digitalmente. Artista: Estelle Chomienne

 

Quería ser una fría serpiente

no sentir nada

emitir sólo hórridos chillidos

 

Yo quería ser una gacela

correr más rápido que todos

no dejar que nadie nunca me alcanzara

 

Yo quería vestirme de jirafa

volverme elefanta

hacer piruetas

tener la casta prudencia de las cebras

 

Yo quería ser potranca

cabalgar ida y vuelta hasta el infierno

doblar herraduras

no temerle a nada

 

Ni siquiera crisálida

mucho menos oruga

apenas ameba

he sido

 

 

 

Ciclamen

 

“Mi única arma mi único sostén son mis uñas violetas como el ciclamen”

Odysseas Elytis

no hay más sostén ni armas:

de la suavidad de su espalda quedó apenas este verso

de los largos cabellos que acaricié sin tregua

quedó sólo un vago resplandor en la pupila

de las manos que se ofrendaban como el ciclamen

no quedan ni siquiera las espinas

del luto que guardé por un corazón estremecido

del pecado que cometí con sus ojos

del aguardiente que derramé

de las horas que me cosieron a sus tramas

de las injurias y los lamentos

de la música que me enloquecía

y me transformaba en una bacante

en la más fiel de las posesas

 

no queda nada


 

Fiesta umbría

 

“lamer el tibio umbral, como un perro perdido”

Amelia Biagioni

 

 

lamer las sombras

las piedras que formaban su nombre

el montículo aniñado de sus gestos

lamerlo todo

como un perro repasando sus heridas

un animal perdido en una selva imposible

una jungla de bruscos pesares

que a su sólo contacto renaciera

y que ningún idioma pudiera nombrar

 

lamer su nombre

perder el mío

abrevar en el mar que late impasible

debajo de mis dientes

junto a todas las cenizas

que dejó su música

la umbría fiesta de los sentidos

el animal perdido en su propia carnadura

 

 

Pintura de Jack Vettriano.

Pintura de Jack Vettriano.

analia pinto*Analía Pinto (Argentina, 1974). Escritora, poeta, editora. Actualmente cursa la licenciatura en Letras en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación en la Universidad Nacional de La Plata, donde se desempeña en el Servicio de Difusión de la Creación Intelectual. Publicó Peaches en Regalia (2008) y dicta talleres literarios desde el 2010 en diversos ámbitos platenses.

En FIN ya hemos publicado su artículo “Por qué no me gusta Saer”.

Deja un comentario