Fin Rotating Header Image

Del Paso del Borgo a Lavalle 780

por Noelia Emmi*

 

Cuando se me propuso escribir una reseña de la presentación de La Abadía de Carfax en el Rojo Sangre, me sentí honrada. Y aterrada, sí, lo tengo que admitir. ¿Justo yo, el miembro más reciente de Carfax, sería la mejor opción para escribir esta reseña? No lo sabía, pero acepté el reto sin dudarlo y me puse a escribir (y a borrar y a escribir otra vez y a corregir, claro).
El martes 5 de noviembre se presentó La Abadía de Carfax en el Monumental Lavalle, como parte de un ciclo de charlas dentro del festival Buenos Aires Rojo Sangre.
Algunos se preguntarán qué es La Abadía de Carfax. Bueno, la respuesta sencilla es que somos un círculo de escritores de terror y fantasía. Pero la verdad, como suele pasar, es un poco más compleja. Y es que somos unos apasionados de esos géneros, y en Carfax encontramos nuestro lugar, nuestro rinconcito en el mundo. Por eso, cuando Matías Orta nos comentó sobre la posibilidad de presentarnos en el bars, todos estallamos de entusiasmo.
Luego de mucha publicidad y difusión, luego de muchos preparativos tras bambalinas, finalmente ese 5 de noviembre llegó.
La cita era a las seis de la tarde, y alrededor de esa hora todavía éramos unos pocos. Por mi cabeza pesimista pasaron pensamientos lúgubres, fatalistas, trágicos. Pero me recompuse cuando entramos a la sala. Parecía acogedora: paredes oscuras, asientos largos y acolchados, un escenario con las sillas ya dispuestas. Y solté mi pesimismo inmediatamente: ¡eso era una fiesta! ¡Nuestra presentación en sociedad! Muchas caras conocidas del tcyc nos mostraban su apoyo. Y cuando la organización del bars nos presentó, la expectativa del público ya era palpable.
Con Matías Orta como moderador, la presentación comenzó con Marcelo di Marco, fundador de este Círculo de escritores de horror y fantasía: él nos describió los inicios de La Abadía de Carfax, sorprendiendo a más de un invitado distraído al comentar que el nombre del grupo correspondía a la guarida del Conde Drácula en Londres. Marcelo nos contó también cómo su pasión por la literatura de terror —compartida por varios alumnos del tcyc — derivó en la creación de Carfax. La primera antología, a cargo de Nomi Pendzik, fue publicada en el 2005.

101_1044
A continuación, fueron Ariel Mazzeo y Claudia Cortalezzi —antólogos de Cuentos de La Abadía de Carfax 2 y 3, respectivamente— quienes nos relataron la experiencia de tener esta responsabilidad. Ariel nos habló de la legión de fans que cosechó gracias a su prólogo, en el que cuenta por qué durante su infancia Scooby Doo no cumplía con sus expectativas en cuanto a historias de terror. Por su parte, Claudia nos confesó cómo, al elegir los cuentos que integrarían la tercera antología y al decidir el orden en el que se presentarían, comenzó a sentirse tan involucrada con los relatos como si los hubiera escrito ella misma.
Luego, Ricardo Giorno —antólogo de Cuentos de La Abadía de Carfax 4— anunció la pronta salida del tan ansiado libro, y nos comentó sobre la dificultad de tener que elegir un cuento de cada abad: todos eran de muy elevada calidad literaria.
Para cerrar la jornada, y ya a sala llena, se leyeron los cuentos “Amarillo”, de Mariláu Sánchez, y “Jugando a la familia”, de Matías Orta. Ambos formarán parte de la cuarta antología, y su recepción por el público del bars fue unánime: ¡todos estallaron en aplausos! Sin duda estos dos cuentazos quedarán en la memoria de los presentes como hermosos e impactantes, fomentando debates acalorados cada vez que se los mencione.

101_1053

Por mi parte, desde los ojos de una recién iniciada, la presentación de La Abadía de Carfax en el  festival fue inspiradora. Me recordó por qué la buena literatura fantástica y de terror es tan imponente, por qué uno disfruta como un maniático cuando escribe un cuento que le hiela la sangre, y por qué la magia de esos cuentos se convierte en nuestro séquito eterno.

Todos los miembros de esta comunidad compartimos esa gran pasión: sentimos a la literatura de terror como un ser vivo, palpitante, consciente.

Y así, impulsada por esta sangre fantasiosa que late en nuestras venas, Carfax respira, Carfax late. Carfax vive.

 

 

 

Dibujo*Noelia Emmi (Buenos Aires, 1983) es miembro de La Abadía de Carfax. Cursó el Taller de Escritura Fantástica de la Universidad del Salvador, y actualmente forma parte del Taller de Corte y Corrección de Marcelo di Marco.

Su cuento “Ofrenda a las bestias” fue publicado en Axxón y formará parte de la cuarta antología de Cuentos de La Abadía de Carfax.

One Comment

  1. ¡Muchas gracias, Noelia!
    Muy buena crónica de un momento inolvidable.
    Un beso grande.
    Clau

Deja un comentario